Por la historia de su construcción y avatares vividos por » Nuestra FAROLA DE MÁLAGA» parece lo más razonable mantenerla para siempre.
Además la llamaron Farola desde su nacimiento, tiene su Paseo de la Farola, y hasta un dicho malagueño, que como refrán casi, te manda » a tomar viento a la Farola» como para quitarse de encima a alguien que está molestando.
Para los malagueños es un «icono irrepetible» y para el «famoso hotel, que solo busca el beneficio económico» que decidan cualquier otro emplazamiento, que Málaga es muy grande.
Por favor respeten los «sabores de lo tradicional.
Gracias y respeto al cariño de los malagueños, por «sus cosas» que el turismo es muy importante, pero no se puede arrasar las cosas entrañables, a cambio de «cuatro gordas y media».
Ruego respeto para LA FAROLA y el turismo poco más nos puede dar.
Cariñosos saludos.