La mejor web sobre Málaga

Vidrieras del Ayuntamiento de Málaga

El ayuntamiento de Málaga en su entrada interior tiene una escalera, de tipo imperial  y con balaustrada de mármol, se ilumina por tres lucernarios translúcidos y cinco vidrieras de notable valor artístico, realizadas por la firma Maumejean de París, en las que se evocan escenas históricas como la fundación de Málaga por los fenicios, la entrada de los Reyes Católicos, la rebelión contra el Tribunal del Almirantazgo de la Regencia del Cardenal Cisneros y la entrada de Felipe IV en la ciudad.

La vidriera principal que es la central, simboliza el cambio que supone pasar del islán al cristianismo  y por eso aparece la entrada triunfal de los Reyes Católicos  el 9 de agosto de 1487 en la calle Real o de Granada.

En la primera vidriera de la izquierda del todo, vemos entre los montes como está amaneciendo y esa barca que llega son los fenicios hace unos 3000 años. Se está ofreciendo un intercambio de regalos a la población autóctona que eran los íberos. Aquí Málaga recibe el nombre de Malaka.

En otra obra se hace alusión a cuando se constituye el ayuntamiento  con el primer alcalde Fernández Manrique y el escribano aparece de verde.

En la siguiente pintura sobre vidrio tenemos un episodio histórico muy poco conocido de la historia de Málaga y se llama ?La rebelión contra el almirantado? en 1516. Fue un movimiento precomunero contra el almirante del reino de Granada, porque la ciudad se reveló contra el almirante de Granada, por estar sometida a cuantiosos impuestos, padecer hambre y no permitirse la entrada de ciertas mercancías en el puerto de Málaga. Él se refugió en la Alcazaba y envió una carta al cardenal Cisneros que estaba en Antequera. A punto estuvo el cardenal Cisneros de enviar un contingente de tropas importante que hubiese acabado con la revuelta, pero intervino el rey y todo quedó en un susto.

La última representación es de marzo de 1624 cuando vino a Málaga el rey Felipe IV en un caballo blanco, porque el Conde Duque de Olivares estaba haciendo campaña para recaudar fondos y 20.000 ducados le costó a Málaga la visita del rey. Para tener una idea de esta cuantía, en 1661 Málaga sufrió una inundación del Guadalmedina y 1500 casas se derrumban y esto le costó a Málaga 17.000 ducados.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir