La mejor web sobre Málaga

Planes para hacer con tus hijos en Málaga y Provincia

Enclaves naturales donde avistar especies vegetales o animales muy singulares, lugares donde la historia se mezcla con la leyenda o sorprendentes espacios geológicos son algunos de los rincones más interesantes que aguardan en la provincia de Málaga. A pesar de que en superficie es la más pequeña de toda Andalucía, su diversidad histórica, cultural y natural es idónea para que los padres puedan llevar a sus hijos y éstos aprendan verdaderas lecciones prácticas sobre el territorio malagueño. Éstos son algunos de los sitios indispensables que los más pequeños deben conocer de su provincia.

1 La fortaleza de Archidona y su plaza Ochavada

La historia y la leyenda se unen en el antiguo castillo de Archidona, origen de la ciudad. Sobre el Cerro de la Virgen, se conservan bastantes restos de aquel recinto amurallado, que todavía hoy se antoja inexpugnable al estar situado sobre una colina desde la que se divisan las fértiles tierras ahora pobladas por olivos. De hecho, se pueden realizar paseos por los caminos habilitados. Desde muchos de sus rincones se ve con nitidez la Peña de los Enamorados, la misma que se describe en la famosa leyenda de amor imposible con trágico final de Tello y Tagzona. Las vistas panorámicas y los restos de la antigua fortaleza no son las únicas motivaciones que deben llevar hasta esta colina por un sinuoso carril asfaltado, ya que allí se erige la ermita de la Virgen de Gracia, construida sobre la antigua mezquita. Todavía hoy se conservan en su interior algunos de los rasgos arquitectónicos del templo árabe. Junto a este conjunto desde 2013 está abierto al público un centro de interpretación de la Cultura Mozárabe.

Plaza Ochavada

Situada en el casco histórico de Archidona, es uno de los conjuntos monumentales más interesantes de la provincia tanto por su estilo como por su forma. De hecho, representa una de las joyas barrocas andaluzas del XVIII, al combinar la tradición mudéjar con rasgos típicamente franceses. Fue construida en 1786 por Antonio González Sevillano y Francisco Astorga Frías, quienes diseñaron su peculiar forma octogonal, que ha servido para darle su actual nombre. A través de varias bocanas es accesible desde varios puntos del núcleo urbano, por lo que es desde su construcción el centro neurálgico de la villa. Este gran patio andaluz, donde se conjugan el ladrillo rojo, el blanco de la cal y el verde de las persianas, es una plaza viva y dinámica, ya que allí se celebran los principales eventos del municipio, como algunos actos de su Feria del Perro. Además, es un emblema para los archidoneses.

2 El casco antiguo de Vélez-Málaga

 

La ciudad de Vélez-Málaga, cabecera de la comarca de la Axarquía, aglutina en su principal núcleo urbano un amplio legado monumental, que va desde su Fortaleza Árabe hasta la ‘Ermita Transparente’ o la Casa de Cervantes. Conventos, palacios, iglesias y las murallas de la antigua medina son algunos de los hitos de esta localidad malagueña. Para poder conocer todos ellos se han vertebrado tres itinerarios distintos. El primero es el que recorre lo que popularmente se llama la Villa a través del legado andalusí. El segundo usa la figura de Miguel de Cervantes, que residió en la localidad a finales del XVI, para hacer un recorrido por el contorno de la antigua medina. Y, por último, el tercer itinerario utiliza como hilo conductor el amplio patrimonio cofrade que atesora hoy en día Vélez-Málaga. Una buena forma de conocer todo este legado es reservar una de las visitas guiadas que periódicamente organizan la empresa La Casa Las Titas.

3 Museo de la Ciudad de Antequera

 

Si ya el casco antiguo de Antequera es una lección práctica de historia, su Museo de la Ciudad es de visita obligada para conocer el importante legado que tiene esta ciudad monumental. Situado en el Palacio de Nájera, este museo cuenta, entre otras piezas de indudable valor histórico, con el Efebo de Antequera. Se trata de una escultura en bronce del siglo I, es decir, datada en la época del Imperio Romano. Hoy, además del emblema de este espacio cultural, está considerada como uno de los iconos del arte romano en la antigua Hispana. Pero, el Museo de la Ciudad ofrece mucho más. Desde las Prehistoria hasta el pasado siglo, hace un recorrido minucioso por el pasado de la capital de la Vega. Sin lugar a dudas, una forma muy amena de conocer la historia.

4 Castillo de Álora

 

Coronando el Cerro de las Dos Torres, junto al casco urbano de Álora, se encuentra una de las fortalezas más importantes de la provincia de Málaga. Su actual aspecto es el que le dieron los árabes, aunque los cimientos de la fortaleza podrían ser seguramente de los romanos. Al igual que otras fortalezas del entorno, como la de Almogía, jugó un papel fundamental durante la rebelión morisca de Omar Ben Hafsún. Otro episodio bélico, la batalla en la que murió Diego Gómez de Ribera, el Adelantado de Andalucía, inspiró un bonito poema que todavía se recuerda: ‘Álora, la bien cercada’. Pero, lo más destacado de este castillo aguarda en su interior, además de albergar a la capilla del Nazareno, levantada sobre una anterior mezquita, conserva en muy buen estado la Torre de la Vela y un arco de herradura que es único en occidente. Además, el entorno de la fortaleza se está mejorando en estos últimos tiempos para poner en valor este enclave histórico.

5 Ruinas de Bobastro (Ardales)

A un paso del Caminito del Rey aguarda una de las historias más apasionantes del antiguo Al-Ándalus, la que protagonizó Omar Ben Hafsún, el rebelde muladí que desafió el poder de los Omeyas entre los últimos años del siglo IX y los primeros del X. Aunque no se conserva un recinto amurallado, hoy no cabe duda de que Bobastro fue su bastión civil y militar durante décadas. Aunque todavía hoy queda mucho por descubrir en este enclave, los guías explicarán de una forma muy didáctica y amena lo que se sabe hoy de esta ciudadela, que resultó inexpugnable muchos años incluso para el poder del Califato de Córdoba. No en vano, los Omeyas necesitaron casi medio siglo para controlar esta revuelta. En su interior, hoy se pueden ver los restos de una iglesia rupestre, que entre otros hallazgos demuestran la importancia de una rebelión que llegó a crear incluso una provincia dentro de Al-Ándalus.

6 Acinipo (Ronda)

Situada en la zona nordeste de Ronda, a unos 20 kilómetros del casco urbano, se puede visitar lo que fue una importante ciudad romana, que precedió en el tiempo a Arunda, la cual se ubicó en el actual casco urbano. En Acinipo, las distintas excavaciones han permitido encontrar una interesante estructura urbana entre los siglos I a.C y III d. C. Así, se puede ver gracias a los vestigios de lo que fue un teatro y una gran plaza pública. La ciudad fue tan importante que tuvo la potestad de acuñar monedas. Además de estos restos, se han hallado evidencias de que la zona fue poblada con anterioridad. Aunque hoy se han perdido muchos de sus vestigios más importantes, sigue siendo una buena lección de historia antigua para los más pequeños y los mayores.

7 El pinsapar de la Sierra de las Nieves

Este enclave ecológico va camino de convertirse en el primer parque nacional de la provincia de Málaga gracias, entre otras razones, a sus amplios bosques de pinsapos, una especie botánica única en el mundo. Es capaz de soportar temperaturas muy bajas en el invierno, pero al mismo tiempo tolera el verano andaluz. Además de otros pinsapares, como los de la gaditana Sierra de Grazalema o los Reales de Sierra Bermeja, en la Sierra de las Nieves, se pueden ver casi una veintena de pinsapares, que van desde los más densos hasta los más aislados y dispersos. Los más sobresalientes son los que se pueden ver en los territorios de Yunquera, Tolox, Ronda y Parauta. Muchos de ellos se pueden visitar a través de rutas de senderismo de escasa dificultad.

8 Los Riscos (Cartajima y Júzcar)

Aunque su tamaño no es comparable ni mucho menos al Torcal de Antequera, éste es uno de los complejos kársticos más importantes de la provincia. Se encuentra, concretamente, entre las localidades de Cartajima y Júzcar, en las estribaciones de la sierra del Oreganal. Es un verdadero laberinto de piedra en el que sobresalen formaciones rocosas que se asemejan a animales u objetos, como es el caso del Águila de los Riscos. Aunque buena parte es de propiedad privada, hoy se puede visitar parte de él gracias a una ruta habilitada desde la parte de Júzcar (el sendero de las Eras). Profundas simas, llamativas grietas y otras formaciones completan el atractivo de esta verdadera lección práctica de geografía.

9 Castillo del Águila (Gaucín)

Este pueblo malagueño, situado en el extremo occidental de la Serranía de Ronda, cuenta con una fortaleza que jugó un importante papel en las etapas más convulsas del antiguo Al-Ándalus. Se trata del castillo del Águila, desde donde se divisa igualmente el Peñón de Gibraltar y buena parte de la Serranía de Ronda. Pero, además de sus impresionantes vistas panorámicas, el recinto amurallado, situado sobre una elevación rocosa de casi 700 metros de altitud, incluye en su interior un templo cristiano, la Ermita del Santo Niño. Este santuario cristiano fue levantado en el siglo XVII. Uno de los capítulos más importantes vividos en esta fortaleza fue el asedio que tuvo lugar en 1309, en el que algunas crónicas señalan que murió Guzmán El Bueno.

10 Cueva de Ardales

Esta gruta, situada en el pueblo del mismo nombre, tiene un gran valor histórico, ya que cuenta con pinturas rupestres de la época solutrense (20.000 años a. C.), un importante yacimiento neolítico (3.800 años a. C.) y varios enterramientos del Calcolítico (2.700 años a. C.). Ha sido el único yacimiento arqueológico malagueño que se ha incluido dentro del Itinerario Cultural Europeo ‘Caminos del Arte Rupestre’. Le sobran motivos para ello, ya que allí se pueden apreciar manos pintadas con la técnica de la aerografía y signos realizados con los dedos, presentes sólo en unos pocos yacimientos en todo el mundo. Eso sí, para poder visitarla hay que reservar entrada con antelación. Hay que tener en cuenta que se trata de un enclave que tiene unas visitadas limitadas al año, lo que le permite mantenerse lo más similar posible a cuando estuvo habitada. Para informarse sobre ella, lo más recomendable es ponerse en contacto con el centro de interpretación Prehistoria en Guadalteba, situado en la entrada de Ardales.

11 Desembocadura del Guadalhorce (Málaga)

La ciudad de Málaga tiene el privilegio de tener en su territorio dos espacios protegidos. El más conocido es el parque natural de los Montes, pero, mucho más cerca del casco urbano se encuentra el paraje de la Desembocadura del Guadalhorce, que abarca unas 120 hectáreas. Situado al oeste de la ciudad de Málaga, puede decirse que es uno de los pocos espacios verdes que quedan en toda la Costa del Sol. En esta extensión de terreno relativamente tan pequeña -si se compara con otros parajes o incluso parques naturales- se pueden divisar más de 250 especies de aves durante todo el año, llegando, en épocas de paso, a contabilizarse en un solo día hasta 80 especies diferentes. Entre las muchas aves que es posible encontrar durante todo el año, destaca el cormorán, la malvasía, el porrón común o el pequeño buitrón. También se pueden apreciar águilas calzadas y pescadoras, garzas imperiales, calamones, flamencos rosas o incluso la esquiva cigüeña negra.

12 Sitio de los Dólmenes (Antequera)

En la entrada del casco urbano antequerano se halla uno de los conjuntos de dólmenes más importantes del planeta, compuesto por los de Menga, Viera y El Romeral. Los tres conforman hoy la parte esencial del Sitio de los Dólmenes, declarado como Patrimonio de la Humanidad. Son construcciones megalíticas procedentes de la Edad del Cobre que se conservan en perfecto estado, a pesar de que su construcción supera, en casos como el de Menga, los cuatro mil años. Estos yacimientos fueron levantados con grandes piedras para realizar enterramientos colectivos y vienen a corroborar la importancia de esta zona como asentamiento de los primeros pobladores. Así, en una de las entradas del casco urbano se pueden visitar los dólmenes de Menga y Viera, mientras que el de El Romeral está situado aproximadamente a 4 kilómetros. Este último se caracteriza por ser del tipo ‘tholos’, es decir, con corredor y partes bien diferenciadas. Estos tres dólmenes se complementan, como Patrimonio de la Humanidad, con los enclaves naturales de la Peña de los Enamorados y el Torcal de Antequera.

13 Laguna de Fuente de Piedra

En Fuente de Piedra se puede visitar una de las lagunas salinas más impresionantes de Andalucía, con una superficie protegida de más de  1.300 hectáreas. Este humedal es especialmente conocido por la importante colonia de flamencos, que cada año convierten la laguna en un verdadero mar rosa. La laguna se encuentra en plena zona de campiña, rodeada, sobre todo por campos de cereal y olivares, aunque en algunos lugares destaca la presencia de encinares, acebuches o lentiscos, entre otras especies vegetales. Para visitar el entorno de la laguna y conocer más sobre la laguna y su fauna se recomienda pasar antes por el centro de visitantes José Antonio Valverde, desde el cual parten incluso algunas rutas senderistas por el entorno. Allí también se pueden contratar varias visitas guiadas con vistas privilegiadas al humedal. Contiguo a esta instalación y a la laguna, se pueden observar muchas de esas especies con una relativa proximidad en el observatorio de aves del Laguneto.

14 Refugio del burrito

El Refugio del Burrito es una asociación con sede en la localidad de Fuente de Piedra en Málaga, que trabaja para la mejora de la protección de burros y mulos en España. Pero ¿sabíais que los burros, además de ser cuidados, también pueden cuidar? Pues sí, en El refugio del Burrito se permite a aquellos burros que estén en condiciones de hacerlo, proporcionar terapia asistida a niños con necesidades especiales. En la actualidad prestan ayuda a casi 300 niños entre el Centro de Asnoterapia del Zoo de Córdoba y la unidad móvil con sede en Fuente de Piedra. Las instalaciones están abiertas durante todo el año y la entrada es gratuita, aunque se puede realizar un donativo, si se prefiere.

15 Parque de la Paloma

El parque de la Paloma se encuentra entre Benalmádena Costa y El Arroyo de la miel de Benalmádena, es uno de los mejores parques de la provincia de Málaga y muy agradable de visitar. Se inauguró en diciembre de 1995 y llama la atención lo bien cuidado que está. Es ideal para ir con niños, porque por su amplitud e instalaciones, dispone de más de 200.000 metros cuadrados de áreas verdes donde podremos encontrar zonas de paseo perfectamente balizadas y señaladas, un lago artificial, dos modernos parques infantiles, senderos, animales como cabras montesas, avestruces, gallinas, conejos, gatos, tortugas, patos, cisnes y gaviotas. Así como zonas de restauración. Dentro del parque hay una biblioteca municipal muy completa que dispone de hasta bebeteca, junto a una pequeña zona de cactus. Y también una cascada no muy grande, de un riachuelo, que va a parar al lago. Es un parque muy relajante, donde además de disfrutar paseando, te sientes un poco como Alicia en el país de las maravillas, al ver corretear los animales sueltos a sus anchas como los simpáticos conejos blancos.

16 Parque de la Bateria

En Torremolinos merece la pena visitar el Parque de la Batería, porque es un parque muy completo, tiene réplicas de famosas fuentes italianas,  un pequeño lago artificial navegable en barquitas al estilo del Retiro de Madrid, para proporcionarnos más calidad de vida y además hay un parque infantil muy moderno para llevar  a los pequeños y verlos rezumar felicidad. Hay un tiovivo grande que cuesta 0’50 € y el precio de subir en barca 30 minutos es de un euro sin tener en cuenta el número de personas que se suban en la barca y es muy divertida la experiencia. Para llegar al Parque de la Batería en coche, hay que pasar la rotonda del monumento al turista dirección Benalmádena y cuando nos encontramos con la siguiente rotonda, girar a la izquierda siguiendo las indicaciones que aparecen unos metros antes de la rotonda en un cartel a la derecha. También se puede ir hasta el Parque en el tren de cercanías.

17 Cueva de la Pileta

En el término municipal de Benaoján, tenemos una de las maravillas de Málaga, que es la Cueva de la Pileta. Es el mayor conjunto de arte rupestre paleolítico de todo el Mediterráneo, así como la más numerosa representación de arte esquemático postpaleolítico en Cueva de Europa. La visita a la Cueva es guiada, en grupos reducidos, pero con la magia de realizar el recorrido con las luces de los candiles, lo que hace que sea una experiencia única y muy amena.

Cómo llegar: Tomar la carretera que une Benaoján con Jimera de Líbar. A pocos kilómetros del pueblo, se pueden ver las primeras señalizaciones. Teléfono de información reservas 952167343.

18 Alcazaba de Antequera

Es muy recomendable visitar este castillo o Alcazaba de Antequera, está muy bien conservado y desde lo sus torres hay muy buenas vistas y se aprecia la Peña de los Enamorados. Su historia se remonta a época romana, pero fue durante la ocupación árabe cuando adquirió importancia. En el año 1410 fue reconquistada con la villa por el Infante Don Fernando, que se denominó por ello el de Antequera. El castillo está constituido por un espacio rectangular con dos torres. La torre del Homenaje es la mayor, y data del siglo XV.

19 El Torcal de Antequera

El Torcal de Antequera es una de las maravillas que nos ofrece la provincia de Málaga, no solamente hay sol y playa, podemos disfrutar de magníficos paisajes y una visita obligada es el Torcal de Antequera. Donde a la naturaleza se le antojan caprichosas formas en paisajes de ensueño, que son todo un regalo y un deleite, para disfrutar recorriéndolos, contemplándolos y poner a veces a prueba nuestra imaginación. Al pasear entre estas inmensas piedras, te encuentras en un laberinto rocoso que tiene una magia particular, dando la sensación de estar en una extraña ciudad de piedra.

Cómo llegar

El Torcal está situado en el centro de la provincia de Málaga, a unos 12 kilómetros al sur de Antequera. Se puede llegar desde esta localidad por la comarcal 3310 en dirección Villanueva de la Concepción.

O, desde Málaga (42 kilómetros), por la autovía N-331, cogiendo el desvío a la altura de Casabermeja en dirección a Villanueva de la Concepción y luego, a los 6 kilómetros, la desviación hacia el Torcal.

20 Baños Árabes de Ronda

En un rincón de la legendaria ciudad de Ronda, como un tesoro escondido, surgen estos antiguos baños árabes, excepcionalmente conservados a lo largo de los siglos. De época nazarí (s. XIII-XIV), están situados en la zona de la antigua judería en el actual barrio de San Miguel. Merece mucho la pena la visita.

Fuente: Diario Sur. Javier Almellones.  Y aportaciones de Málaga en el corazón

 

Share

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *