La mejor web sobre Málaga

Parque El Morlaco

El origen del nombre del Morlaco no está claro. Algunos creen que procede de que en la parte más elevada se criara ganado vacuno, otros piensan que puede derivar de la forma de las rocas que en este lugar llegan hasta el mar. Lo que sí se sabe es que desde muy antiguo se explotaban allí unas canteras de yeso.

Según el historiador Heredia, la extracción de yeso en las rocas de El Morlaco se desarrolló durante muchos años desde finales del siglo XVIII y parece que se mantuvo hasta mediados del siglo XX. Los vecinos más antiguos de la zona aseguran que, gracias a esa actividad minera, existe una extensa red de galerías subterráneas debajo de la enorme roca de El Morlaco, y que incluso se han formado pequeñas lagunas interiores. La antigua finca de El Morlaco es hoy en día un bello y poco conocido parque urbano. Con el consentimiento de los propietarios, un guarda de la finca se dedicó durante décadas a plantar árboles, sobre todo pinos, eucaliptos y cipreses, lo que dio como resultado una gran superficie forestal que ocupa 16 hectáreas en un terreno que cuelga sobre el mar. Limitado por urbanizaciones como Parque Clavero, El Rocío y Cerrado de Calderón, el bosque pasó a manos municipales para convertirse en un parque en el 2000.

Un camino asfaltado lo recorre trazando un gran círculo alrededor de la gran masa forestal y varios senderos se adentran en rincones dónde se puede disfrutar del silencio, apenas roto por el canto de mirlos y gorriones que al anochecer bajan a los bebederos. Otros habitantes de éste parque forestal en plena urbe son las ardillas que regalan momentos memorables con sus carreras juguetonas por las alturas de los pinos.

En los rincones más húmedos y sombríos, a los pies de viejos pinos de más de diez metros de altura, las laderas dejan crecer setas de varias tonalidades de color.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir