La mejor web sobre Málaga

Nueva Iberia, la ciudad de Estados Unidos fundada por familias de Málaga

Nuevaiberiahermanamiento-nueva-iberia-alhaurin

Nueva Iberia (New Iberia en la actualidad) es una ciudad de 32.000 habitantes situada en el estado norteamericano de Luisiana, en las cercanías de Baton Rouge y Lafayette, que tiene la peculiaridad de celebrar un festival español con sus tapas y su paella desde hace cinco años.  Y no se trata de un mero gancho para turistas. Su ayuntamiento presume en su web oficial de haber sido fundada por colonos españoles en la primavera de 1779. De hecho hoy día se puede encontrar entre sus vecinos apellidos como Segura, Lopez (sin acento), Porras o García y según el  historiador alhaurino José Manuel de Molina, una reducida minoría de habitantes todavía habla español por tradición. “Conocí a un señor que lo hablaba porque su abuela era descendiente de malagueños”.

En efecto, fueron familias de pueblos como Macharaviaya, Alhaurín y Coín las que, buscando un futuro mejor, se arriesgaron a cruzar el Atlántico a finales del siglo XVIII para vérselas con el hambre, huracanes,  indios caníbales, enfermedades y la corrupción de nuestros políticos.

En 1763 con la firma del Tratado de París se ponía fin a la Guerra de los Siete Años y es cuando Francia, en compensación por la entrega de la Florida a Inglaterra, traspasaba la Luisiana a España, un enorme territorio agreste, únicamente habitado por algún colono francés despistado y unos  indios con muy pocas ganas de que le plantasen chiringuitos europeos cerca de sus aldeas. Pero claro, desde España la cosa se veía de manera distinta. Había que dominar aquellos inmensos territorios y para ello era necesario colonizarlos, así que en 1777 se buscaron voluntarios en Málaga, familias pobres a las que se les prometieron tierras, aperos de labranza y dinero para mantenerse hasta que recogieran la primera cosecha.

El 1 de junio de 1778, zarpaban a bordo del bergantín San José con destino a Nueva Orleáns un contingente de colonos malagueños de un total de 700 (había también canarios) llamados por el gobernador Bernardo de Gálvez, precisamente natural de Macharaviaya, para hispanizar la zona y tras cinco meses de viaje, el buque llegaba a la ciudad más grande del estado de Luisiana el 11 de noviembre.

José Manuel de Molina relata que los malagueños tenían muchas ganas de llegar a su nuevo hogar y Bernardo de Galvez y Francisco Bouligny no se ponían de acuerdo a la hora de elegir el emplazamiento para fundar la ciudad. Boulugny proponía la región del Río Ocuachitas, pero Gálvez la consideraba demasiado lejana para defenderla en caso de ataque indio o inglés. Prefería un punto a orillas del Iberville. Tras un serio tira y afloja acordaron asentar a sus compatriotas junto al buyé Teche, en territorio de la tribu Chetis Machas, de la nación Atakapa.

El 26 de enero de 1779, once familias malagueñas junto a setenta esclavos emprendían viaje a bordo de dos embarcaciones por el cauce del Misisipí.  Pasaron entonces a las aguas del Plaquenique y luego a las del Teche, llegando a su destino el 12 de febrero. Entusiasmados por las posibilidades que les inspiraba el terreno, los nuevos habitantes del lugar rápidamente plantaron semillas de cáñamo, lino, trigo y cebada y hasta compraron piezas de ganado. Luego buscaron más colonos que les acompañasen en su aventura. Así, reclutaron a un grupo de granadinos que acababan de llegar a Nueva Orleans  y a una familia alemana. Cuando la suerte parecía empezar a sonreírles, un huracán se abatió sobre la colonia, inundándola.

Tocaba abandonar el lugar y buscar otro más seguro. Lo encontraron y tras un compromiso de Gálvez para satisfacer las demandas de los ocupantes, los malacitanos pudieron instalarse.

El 17 de mayo de 1779, tres nuevas familias malagueñas se unieron a la floreciente comunidad. Con ellas llegó un párroco que celebró la primera boda en Nueva Iberia. Gálvez y Francisco Bouligny discutían sobre los costes de la colonización y las condiciones de vida de los malagueños. El enfrentamiento se vio interrumpido con el estallido de  la Guerra de Independencia de Estados Unidos, en la que España entraba apoyando a las colonias británicas. Gálvez, todo un estratega, lanzó un ataque exitoso contra los ingleses en Fuerte Bute primero (7  de septiembre de 1779) y en Baton Rouge después (20 de septiembre de 1779). Regresó a Nueva Orleans con medio millar de prisioneros británicos

Gálvez culpó directamente a Bouligny del retraso y perjuicio del desarrollo del enclave, así como de no haberlo dotado de profesionales tan necesarios como un carpintero, un herrero, un zapatero o un cirujano. De hecho, en 16 de julio un colono recién llegado, Fernando Ibáñez,  había muerto de fiebres sin poder ser atendido por médico alguno. Ante las contradicciones, silencio y múltiples excusas de Bouligny, Bernardo de Gálvez lo destituyó.

Luisiana volvería a manos francesas y luego Napoleón vendería este territorio a los Estados Unidos. A lo largo de los años Nueva Iberia cambiaría su nombre afrancesándolo primero y adquiriendo después el actual en inglés: New Iberia.

New Iberia está hermanada, como no podía ser de otra manera, con Alhaurín de la Torre y Fuengirola. Debido a esto, a lo largo de los años se han realizado diversos intercambios culturales. En 2015 el municipio de Mijas se sumaba al interés por establecer relaciones con Nueva Iberia. ¿El motivo? Según el entonces edil de Patrimonio Histórico Santiago Martín, entre los colonizadores se encontraba una familia mijeña.

Fuente: Strambotic

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *