La mejor web sobre Málaga

La Ruta de Washington Irving por Málaga

El protagonista de la ruta, escritor y diplomático norteamericano (1783-1859), es el prototipo de viajero romántico. Seducido por Europa, quedó cautivado por el ?exotismo? de Andalucía. En 1829 hizo el camino entre Sevilla y Granada, donde residiría algún tiempo. Sus andanzas dieron como fruto varias obras de tema hispano árabe, entre las que destacan su celebérrimos ?Cuentos de la Alhambra?, que tanto contribuyeron a la imagen romántica de Andalucía.

Fuente de piedra:

Su nombre proviene de la fuente de agua de propiedades curativas emplazada en el centro del pueblo, muy estimada ya desde la antigüedad. Además de la tranquila atmósfera de sus calles, Fuente de piedra ofrece al viajero el inestimable aliciente de su Laguna Salada, la mayor de Andalucía, con casi 1.400 ha. de superficie. En sus aguas y orillas se congregan una multitud de aves migratorias, entre las que destacan los flamencos por su número, siendo éste uno de los escasos lugares donde llegan a criar.

Humilladero:

La villa de Humilladero surgió en las postrimerías de la Edad Media, fundada a resultas de los sucesos que rodearon la conquista de Antequera por los cristianos en 1410. Desde su origen siguió la vida pausada de un pueblo agrícola. En sus alrededores, cubiertos de olivos en su mayor parte, se localizan de innegable atractivo como la Sierrecilla, tapizada de pinares, la sierra de Humilladero y la laguna de la Ratosa, al norte del término, un refugio de aves migratorias que ha sido declarado Reserva Natural.

Mollina:

El viaje por tierras malagueñas entra en el término de Mollina, donde se han realizado numerosos hallazgos arqueológicos datables desde el Neolítico hasta finales de la Edad Media que ponen de manifiesto su remoto poblamiento. Mollina, sin embargo, no se consolidó como núcleo urbano hasta el siglo XVI, cuando sus vinos y aceites alcanzaron notoriedad. En los alrededores de la localidad, en la sierra de la Camorra, se halla un conjunto de cuevas que albergan pinturas rupestres, como la del abrigo de los Porqueros, y el agradable paraje del parque de Santillán donde afloran los restos de un fuerte y de un templete romanos.

Antequera:

Los tres dólmenes monumentales de las cuevas de Menga, Viera y El Romeral (2000 a 2500 a.C.) son hitos funerarios colosales del Neolítico, que indican el remoto origen de esta ciudad. Cruce de caminos, lugar de paso convertido con el tiempo en uno de los conjuntos monumentales andaluces de mayor fuste. Desde sus murallas de alcanza a ver una amplía panorámica la Vega. Durante el período musulmán perteneció a la cora de Rayya, para pasar en 1314

Archidona:

?Nuestra ruta rodeaba el Peñón de los Enamorados, que se alzaba sobre un precipicio, encima de nuestras cabezas. Aquella mañana atravesamos Archidona, emplazada en la ladera de una elevada colina, en la que destacan las ruinas de una fortaleza árabe y un cerro de tres picos?. Así describía Washington Irving la población fundada por los túrdulos. Su nombre romano Arcis Domina, señora de la Altura, se arabizó en Arsuduna. Aquí llegó Abd al-Rahman I antes de proclamar el emirato independiente de al-Andalus. Con el Califato se convirtió en capital de la cora de Rayya, nombre que perdura en un cortijo cercano. Su complejo defensivo, iniciado en el siglo IX y reconstruido en el siglo XIII, se alza en una ladera de la Sierra de Gracia, desde la que se disfruta una bella puesta de Sol. La ermita de la Virgen de Gracia se sitúa sobre la única mezquita que se conserva en la provincia de Málaga. La ciudad se extiende desde la medieval Villa Alta en calles que corren desde la sierra a la vega, con numerosas plazas, como la Plaza Ochavada, del siglo XVIII, con airosos arcos. En los alrededores se organizan rutas en La Hoz de Marín y por las Lagunas de Archidona, declaradas reserva natural, zona húmeda de carácter endorreico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir