La mejor web sobre Málaga

La historia de la Virgen de los Reyes de Málaga

El 19 de agosto de 2018 se han cumplido 531 años de la reconquista de Málaga por los Reyes Católicos en 1487. Por este motivo se celebra la feria de Málaga.

Hace 531 años los Reyes Católicos entraron por la Calle Granada, portando la reina Isabel una Virgen gótica de autor desconocido y de muy pequeño tamaño que usaba en su oratorio particular y que llevaba durante la reconquista, para posarla en el altar de la mezquita mayor de Málaga y reconvertirla en Catedral católica momentáneamente hasta realizar una Catedral nueva. Esta Virgen es conocida como la Virgen de los Reyes y en la actualidad la podemos encontrar en una de las capillas de la Catedral de Málaga. Esta  imagen tiene un valor histórico y artístico incuestionable y a sus pies tiene representados a los Reyes Católicos por Pedro de Mena.

Pero el origen de la conquista de Malaca fue donde se erige hoy en día la Basílica, Parroquia y Real Santuario de Santa María de la Victoria, pues allí pasó tres meses y once días el Rey Fernando durante su asedio a la ciudad de Malaca. Y durante ese asedio el Rey recibió un regalo de Maximiliano I de Austria, abuelo de Carlos V. El obsequio consistía en una Virgen, de estilo tardogótico y autor desconocido aunque muy probablemente de origen flamenco. Al llegar este regalo poco tiempo después la ciudad fue conquistada en en 1487, y los Reyes Católicos otorgaron la conquista a un milagro realizado por dicho presente recibido por Maximiliano I, así pues a la estatua de la Virgen que no tenía nombre, se la llamó Santa María de la Victoria por el milagro de la victoria contra los árabes.

Cuenta la leyenda o la tradición oral (según gustos) que Fernando El Católico se quedó dormido y en un sueño vio a la imagen mariana que el emperador Maximiliano le había regalado, al parecer justo cuando iniciaron la contienda contra Málaga. A los pies de la Virgen soñó con un anciano que intercedía ante la misma para que ganase el ejército cristiano. Este sueño era simultáneo a la llegada al campamento de los Reyes Católicos de doce ermitaños enviados por Francisco de Paula, que solicitaban permiso real para hacer proselitismo de la orden de los Mínimos  en los reinos bajo su mandato. Además le pedían a los Reyes Católicos que no levantaran el sitio sobre Málaga porque a los tres días llegarían a la victoria. Y así fue.

Justo en ese lugar donde recibieron la Virgen regalada por Maximiliano I se construyó primero una ermita y después al principio del siglo XVI una iglesia, pero dicha iglesia no es la que vemos hoy en día donde está la patrona de Málaga, pues se tuvo que construir una nueva debido al mal estado de la iglesia original.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Share

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *