La mejor web sobre Málaga

La Cruz del Monte Coronado

La Cruz del Monte Coronado

Vecinos de La Palmilla clavan una cruz de tres metros de altura en la cumbre del Monte Coronado para atender la última voluntad de un convecino que la tuvo custodiada durante 30 años

El monte coronado es conocido así por su característica meseta y por proteger a la ciudad de Málaga por el norte.

La historia comienza cuando una cruz de tres metros de alto y treinta kilos de peso terminó en la basura, entre deshechos, y de allí la recogió un conocido vecino de La Palmilla que responde al nombre de Paco. La enorme cruz era la que hasta entonces presidía el barrio desde una antigua parroquia, ubicada en la calle Cabriel. Cuando se construyó una nueva iglesia en la zona, la cruz acabó entre contenedores y Paco la recogió y la mantuvo bajo su custodia durante décadas, unos treinta años. En este tiempo, Paco pidió, sin éxito, que esta cruz presidiese el Monte Coronado. Sus solicitudes llegaron al Obispado de Málaga y al Ayuntamiento de la ciudad, según han confirmado fuentes cercanas al vecino. Las instituciones nunca respondieron a estas llamadas.

Paco ha visto como su sueño se hacía realidad. Se encuentra enfermo y su última voluntad ha sido cumplida gracias al ímpetu de siete personas, también muy conocidas en este barrio deprimido. Entre estas siete personas se encuentra Jesús Rodríguez, conocido como el ‘Chule’, el alma mater de la Casa de la Buena Vida. Estas personas decidieron cargar hasta la cumbre del Coronado con este símbolo religioso para enclavarlo en la roca. Allí se ha colocado una placa conmemorativa de la Casa de la Buena Vida a Paco. La Buena Vida es el centro en el que el ‘Chule’, con ayuda de activistas, profesionales y vecinos del barrio, recoge a gente de la calle y le da cobijo, alimentos, agua y ayuda para la desintoxicación.

La cruz en cuestión puede apreciarse desde toda la zona norte de Málaga, e incluso desde la autovía. Los artífices de esta instalación conocen a la cruz como ‘la Cruz del Coronado’.

Después de la caída:
Nueve personas, entre ellas tres niños, subieron desde la Casa de la Buena Vida, en el distrito Palma-Palmilla, hasta la cima del Monte Coronado para colocar de nuevo la cruz que hallaron caída en un barranco a unos 60 metros de su ubicación original.

La pieza, convertida en símbolo del barrio desde hace cinco años, ha sido anclada con 25 kilos de cemento en un hoyo más profundo y con un a sujeción de hierro que le incorporaron en los trabajos de restauración realizados por dos vecinos, Paco y Rafael.

“Hemos estado excavando más en la roca con el cincel y el martillo, la hemos encajado bien y la hemos puesto a nivel”, relata Jesús Rodríguez El Chule. Luego procedieron a sellarla con cemento y le pusieron un agradecimiento a Paco y el nombre de los tres niños. “También hemos rezado una oración, cada uno ha pedido por sus necesidades”, agrega El Chule.

Jesús y Gamboa fueron los encargados de llevar el madero desde La Casa de la Buena Vida hasta el punto más alto, desde donde se divisa todo el barrio y una buena parte de la ciudad. “La hemos colocado perfecta”, asegura el activista solidario. Éste fue quien alertó a través de las redes sociales de su desaparición la semana pasada. A las pocas horas, un corredor de trail, David Pérez, la encontró caída.

“Estaba un poco rota, le faltaban algunos trozos, le hemos puesto madera, le hemos metido arcilla, la hemos pulido y pintado entera, la hemos restaurado totalmente y dejado como nueva”, comenta Jesús Rodríguez. También apunta que fueron muchos los vecinos que le pidieron que se devolviera a su lugar la cruz que para muchos ya es un emblema protector.

Fuentes: Revista el observador y Cristina Fernández.Málaga Hoy

Share

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *