La mejor web sobre Málaga

Como la Capilla Sixtina en Málaga

techo-hermandad-penas-malagapenas-malaga-pinturapenas-mural-malagapintura-raul-berzosa-penas

El pontífice emérito Benedicto XVI se interesó en las tareas acometidas en la Casa Hermandad de las Penas de Málaga y llegó a calificarla como la ‘Sixtina de Málaga’, porque, aunque las pinturas de su bóveda no llevan la rúbrica del gran Miguel Ángel Buonarroti, como la capilla vaticana, cierto es que nos hallamos ante una admirable creación contemporánea que merece el calificativo de sobresaliente, llevado al campo del arte, por su riqueza artística y envergadura, resultado que también puede recordar los grandes techos barrocos de iglesias romanas como la del ‘Gesù’, San Ignacio de Loyola o la basílica de Sant’Andrea della Valle.

La Hermandad de las Penas hizo un gran esfuerzo al trasladar su sede a la zona de Pozos Dulces, contribuyendo a la mejora urbanística y social del entorno. Construyó su casa hermandad y el oratorio detrás de Turismo Andaluz y posteriormente acometió un proyecto muy ambicioso de resonancia internacional: la decoración pictórica de su capilla, trabajo confiado al pintor malagueño Raúl Berzosa. El joven pintor, que tiene su estudio en Fuente Olletas, recibió el encargo de la cofradía de pintar unos 190 metros cuadrados de la capilla durante la construcción de su casa hermandad, en julio de 2008. Durante mes y medio, dedicó diez horas diarias -incluidos domingos y festivos- subido en una plataforma para pintar al fresco el frontal, la bóveda del presbiterio y los dos lienzos de los triunfos. Para ello tuvo que preparar antes la pared para evitar filtraciones y aplicar con garantía la pintura acrílica.

Ya lo dijo el Papa Juan Pablo II: «Las obras de arte hablan de sus autores, nos introducen en el conocimiento de su intimidad y revelan la original contribución que ofrecen a la historia de la cultura». Y en el caso de Raúl Berzosa Fernández (Málaga, 1979), son las pinturas artísticas del oratorio de Santa María Reina, el lugar de culto de los titulares de la Hermandad de las Penas, las que definen a la perfección el estilo, los conocimientos y la evolución de su creador.

El mismo Ayuntamiento, a través del Área de Cultura, ha contribuido económicamente con este proyecto que no solo se une a la oferta cultural de la ciudad relacionada con el arte sacro, tanto a nivel arquitectónico como monumental, sino que también ha servido como exponente revitalizador de un entorno que años atrás se encontraba degradado. El Oratorio se encuentra abierto (habitualmente) de lunes a viernes en horario de 11 a 13 horas y de 18:30 a 20:30 horas.

Iconográficamente, la decoración pictórica de la bóveda del oratorio de las Penas, desarrollada con la técnica del acrílico sobre el muro y en la que Berzosa ha invertido un año de trabajo –sus dimensiones alcanzan los 12,20 metros de largo y 9,62 metros de ancho–, viene a representar la Coronación de la Virgen por Dios Padre, con el orbe del mundo, y Dios Hijo –Jesús con una cruz–, ante la presencia del Espíritu Santo en el momento de colocarle la presea con doce estrellas, en alusión a la mujer del Apocalipsis. Alrededor del motivo central, con María, que asciende a los cielos, y las tres personas de la Santísima Trinidad, se emplaza una cohorte celestial, algunos figurantes con trompetas, así como hasta seis personajes situados entre los lunetos, en el arranque del techo, todos ellos heraldos de la realeza de María, como son el profeta Isaías, el rey David, San Juan Evangelista, San Jerónimo y los papas Pío XII y Juan Pablo II. Asimismo, cada luneto contiene un óvalo central donde figuran letanías alusivas a la realeza de la Madre de Dios, cuyo conjunto es rematado por una corona real y flanqueado por dos ángeles.

Sobre la clave del arco que se abre al presbiterio, se ubica el escudo de la hermandad, mientras que en el lado opuesto, sobre el coro, aparece la heráldica de la ciudad. En cuanto a las gamas cromáticas, en la obra predominan los colores ocres y grises, si bien Berzosa se decanta por los tonos rojos, azules, verdes y marrones, fundamentalmente, para la confección de los ropajes de los personajes.

El resto de motivos que completan el oratorio de las Penas, realizados entre 2008 y 2010, se centran en el ‘Triunfo del Nombre de Dios’ (bóveda del presbiterio), ‘Triunfo apocalíptico del Cordero Pascual’ (arco presbiterial) y el ‘Triunfo del Nombre de Jesús’ (bajo coro). De igual modo, caben destacar los cinco óleos sobre lienzo que se exponen enmarcados en los laterales del templo, cuyas temáticas hacen alusión a los triunfos de la Iglesia, la Eucaristía, de la Caridad, del Catolicismo y de la Cruz

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *