La mejor web sobre Málaga

La Alcazaba de Málaga

La Alcazaba es un palacio-fortaleza que comenzó a levantar el rey de taifas bereber de Granada, Badis Ben Habús, quien ordenó construir la Alcazaba entre los años 1057 y 1063. Creada sobre la roca y en la que destaca la armoniosa conjunción de las necesidades defensivas y la serena belleza de sus estancias y jardines interiores. En su construcción se emplearon materiales de acarreo y se reutilizaron piezas del anexo teatro romano, como columnas y capiteles.

Hoy día es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. El conjunto monumental Alcazaba-Gibralfaro es el segundo más visitado de la capital, después de la Catedral. Desde la Alcazaba son impresionantes las vistas de Málaga y de toda su bahía.

El barrio judío mejor conservado de España está dentro de la Alcazaba de Málaga y aunque no se puede visitar, actualmente las obras de mejora están muy avanzadas y dentro de poco se abrirá al público y podremos disfrutar de este tesoro oculto dentro de la Alcazaba.

Juan Temboury Álvarez se dedicó especialmente a la reconstrucción de la Alcazaba, con la ayuda del arquitecto Guerrero Strachan. Su busto en bronce se encuentra a la entrada al monumento. A su empeño se debe que la Alcazaba fuera declarada en 1931 monumento nacional. Su aspecto entonces poco tenía que ver con el de la actualidad: sus torres fueron ocupadas por viviendas, otras se apoyaban en sus muros y sus sillares y ladrillos, que ya los árabes habían reutilizado del Teatro Romano, sirvieron para levantar otras casas, en lo que constituyó un barrio miserable, el de la Alcazaba, en el que se carecía de luz, alcantarillado y agua. Este largo deterioro se fue prolongando tras la conquista por los Reyes Católicos.

La Alcazaba fue la residencia de Felipe IV durante su visita a la capital. Después fue acuartelamiento militar y en 1843, cuando la abandonan los soldados, da cobijo entre sus muros y palacios a gentes humildes.

La demolición de estas viejas casas y las excavaciones que se inician a partir de 1933 permiten sacar a la luz importantes elementos, como el palacio del rey Badis, con sus arquerías, los Cuartos de Granada, con sus típicos arcos polilobulados y columnas, puertas y arcos en herradura. También aparecen en las excavaciones gran cantidad de cerámica califal y nazarí, así como la loza dorada de reflejo metálico que tanta fama dio a Málaga. Algunas de estas piezas se exponen en las vitrinas que ocupan las salas del palacio nazarí.

En la actualidad como Málaga no dispone de Museo Arqueológico, encontramos en el interior de la Alcazaba muchas piezas de importante valor esparcidas a los largo del recorrido.

La entrada al monumento si se vive en Málaga es de 0?60 céntimos y todos los domingos por la tarde es de libre acceso para todo el mundo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir