La mejor web sobre Málaga

Finca de la Concepción de Marbella

De los Heredia y los Loring, Málaga conserva el jardín La Concepción. Pero hubo una finca original con este nombre en Marbella. Allí donde Manuel Agustín Heredia revolucionó la industria siderúrgica creando unos altos hornos que abastecían de hierro a toda España.

Surgió de la nada. Era un simple emigrante riojano nacido en Rabanera de Cameros que vino a Málaga a prosperar y que, finalmente, hizo fortuna. Manuel Agustín Heredia, cuya estatua corona la avenida que lleva su nombre (más conocida como Muelle de Heredia), vino a Málaga a trabajar y acabó montando un imperio.

Los Altos Hornos de los Heredia en Marbella: la ferrería de La Concepción. El germen de la temprana industrialización en España, tiene un camino a la finca por una alineación de palmeras canarias y es sencillamente sublime (lástima que algunas de ellas ya estén afectadas por el picudo rojo). Nada más entrar, un espectacular jardín hace pensar al visitante que los Heredia crearon en La Concepción de Marbella el mismo vergel que hay en La Concepción de Málaga. Pero esto no fue así. Uno de los últimos propietarios de esta finca, un italiano apellidado Berguesse, aprovechó buena parte de las construcciones de la ferrería y la capilla que había en el lugar para crear un enclave en el que hoy se celebran bodas y grandes eventos. Eso sí, dos inmensas palmeras canarias a la entrada de la capilla, con un porte de más de un siglo, podrían haber sido plantadas por Manuel Agustín Heredia después de traerlas en uno de los numerosos fletes que realizaron sus barcos mercantes para vender sus productos y avituallar a sus empresas.

Hoy día está todo muy transformado, de la antigua capilla se conserva la puerta de madera y con aldabas. En el interior hay una pequeña cúpula, que ahora está cegada. Y al fondo, se aprecia lo que podría ser una hornacina donde, al parecer, estaba la Virgen de La Concepción, que presidía este lugar.

Pero lo más curioso son unas piscinas interiores que antaño eran canalizaciones, que servían  para transportar el agua que movía la maquinaria. Los altos hornos se instalaron en Marbella por la aparición de un rico yacimiento de hierro descubierto en Ojén, la disponibilidad de carbón vegetal (árboles) de la sierra Blanca de Marbella y otras sierras cercanas y el paso de agua del río Verde, ya que unos altos hornos necesitan de un buen caudal para las tareas de fabricación. «Estos estímulos hicieron surgir en agosto y septiembre de 1826 dos sociedades denominadas 'La Concepción' y 'El Ángel'. Los promotores en uno y otro caso eran en su mayoría comerciantes de Málaga. Manuel Agustín Heredia figura entre los socios de 'La Concepción', empresa que tomó la iniciativa y que juega un papel decisivo en el despegue de la siderurgia marbellí». Pero no sólo el inicio de la siderurgia marbellí o malagueña se cuajó en esta operación. Años más tarde, en 1845, el tratadista Ramón de la Sagra calificó los altos hornos como el primer establecimiento siderúrgico de España y a Manuel Agustín Heredia como el primer industrial del país.

Antes de este dato, hay que decir que los inicios de esta fábrica no fueron buenos. El llamado método catalán, el que se puso en marcha en esta ferrería, resultó inadecuado, ya que las magnetitas de Ojén resultaban difíciles de fundir a las temperaturas de los hornos tradicionales. Por eso tuvieron que hacer trabajos de modernización de los hornos dirigidos por el militar Francisco Antonio de Elorza. «Los altos hornos podían quemar los arbustos y los pinos de la serranía de Ronda, pero el carbón (hulla) para el pudelado (afino) tenía que venir de fuera». Todos estos trabajos de modernización para rentabilizar la fábrica exigían grandes inversiones, lo que provocó que los socios malagueños de la ferrería (señores Loring, que más tarde emparentaron con los Heredia, Giró, Setta, López Hermanos, Orueta, etc.) vendieran sus acciones a Heredia.

Esta historia la asimila el visitante mientras aprecia los restos, muy deteriorados, de los hornos número 1 y 2, hechos a conciencia con fábrica de ladrillo. Ante la necesidad de traer carbón que viniese de Inglaterra o Asturias, Heredia pensó en desdoblar la producción, ya que su porte hasta Marbella desde el puerto de Málaga suponía un gasto extraordinario. Por eso fundó otra ferrería en Málaga, La Constancia, que estaba en las playas de San Andrés. Así en La Concepción se obtenía hierro colado (básico) y en La Constancia se afinaba.

Ésta es la historia de la incipiente revolución industrial española, que se hizo en el sur, donde Manuel Agustín Heredia, que empezó como dependiente en una casa de comercio en Vélez-Málaga, acabó siendo uno de los grandes empresarios del siglo XIX. Practicó el comercio por todo el mundo con sus 12 buques en los que llevaba «productos agrícolas y minerales de la región (vinos, pasas, aceite, etc) e importando manufacturas y artículos coloniales», fundó dos ferrerías en Málaga y Marbella, que le llevarían a colocarse a la cabeza de la producción nacional de hierros, creó una fundición de plomo en Adra, dos fábricas de jabón en El Perchel, una fábrica de productos químicos, y no llegó a ver la puesta en marcha de la Industria Malagueña, una fábrica de hilados y tejidos de algodón, liño y cáñamo, entre otras empresas, en las que dio trabajo a centenares de personas.

Más tarde, al parecer, su hija Amalia le puso Concepción al jardín histórico malagueño por la primera ferrería de su padre en Marbella. Esa que hoy está abandonada. En ruinas. Aparece en el Plan de Patrimonio Industrial diseñado en 2003 por la Dirección General de Bellas Artes, y la Junta pretende incluirlo como 'reserva arqueológica' en el PGOU. Pero la realidad es que hoy todavía carece de una protección efectiva. Una historia que se repite. La historia de Málaga.

MÁS INFORMACIÓN: 'Málaga en los comienzos de la industrialización: Manuel Agustín Heredia.', de C. García Montoro. 'Siderurgia malagueña en el siglo XIX. M.A.H', de Fernández, Álvarez y Portillo. // Finca de La Concepción en Marbella; Gerente: Francisco Montero 952 81 22 21 www.fincalaconcepcion.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir