La mejor web sobre Málaga

Enclaves de interés para visitar junto a la playa en Málaga

Enclaves de interés para visitar junto a la playa en Málaga

Además de playas, chiringuitos y paseos marítimos, desde Nerja hasta Manilva aguardan antiguos castillos, miradores, yacimientos arqueológicos o incluso monumentos naturales en la propia franja costera. Situados frente al mar o a tan sólo unos pasos de la orilla, estos enclaves pueden ser un complemento perfecto para un día de playa. Aunque muchos de estos enclaves se corresponden con fortalezas o torres de vigilancia, también hay espacios muy singulares, como las Dunas de Artola o la Desembocadura del Guadalhorce, dos parajes con un indudable valor geológico.

1 Balcón de Europa (Nerja)

Conocido por ser uno de los mejores miradores del Mediterráneo en Andalucía, este enclave es idóneo para tener una buena perspectiva del paraje natural de los Acantilados de Maro. Lo que no es tan conocido es que este emplazamiento fue en su día ocupado por el Castillo Bajo, una antigua fortaleza medieval. Esa fortaleza, remodelada en el XVIII para incluir una batería defensiva, es recordada en la actualidad con un cañón. También allí se puede ver una estatua del rey Alfonso XII, quien en su visita a Nerja, tras un terremoto, se vio sorprendido por la belleza de sus vistas panorámicas. Fue entonces cuando el monarca aseguró que se encontraba en el ‘Balcón de Europa’. Desde allí se puede bajar a pie hasta la playa.

2 Conjunto arqueológico del Faro de Torrox

El paseo de marítimo de Torrox tiene un atractivo especial, ya que en él se pueden ver fácilmente vestigios de la dominación romana como lo demuestra la necrópolis y las termas halladas junto al faro de Torrox-Costa. Sobresale el conjunto que se identifica como la antigua Caviclum, de gran importancia por su papel estratégico en la distribución de productos agrícolas y pesqueros. La villa, que estuvo habitada entre los siglos I y IV, incluye una factoría de salazones y unos hornos de producción cerámica, además de una necrópolis y unas termas. Justo en el lugar que ocupa hoy día el faro de Torrox-Costa, había un castillo que fue mandando a construir por los Reyes Católicos y que estaba muy bien conservado, hasta que los franceses lo destruyeron al marcharse en la guerra de la independencia.

3 Torre ‘Ladeá’ (Algarrobo)

En la localidad de Algarrobo Costa, se conserva una peculiar atalaya árabe, que podría ser la particular Torre de Pisa de la Axarquía. Se encuentra claramente inclinada aunque no corre riesgo de caerse. No en vano es conocida como Torreladeada o Torre Ladeá. Se encuentra en una zona ajardinada muy cerca del paseo marítimo. No muy lejos de allí, pero ya del siglo XVI, se localiza otra atalaya algarrobeña, la Torrenueva, también conocida como la Torre Derecha, en contraposición a la inclinada. En el caso de ambas atalayas se han camuflado de alguna forma por el urbanismo de la zona, aunque las dos, situadas muy próximas al paseo marítimo, son de fácil acceso.

4 Complejo Arqueológico y Monumental de San Pitar (Valle Niza, Vélez-Málaga)

Algo más alejado de la playa, pero a no más de cinco minutos a pie, se puede visitar una de las canteras más importantes de la historia de la provincia de Málaga. De allí parece ser que salieron piedras para el Teatro Romano y la Catedral de Málaga o la Necrópolis de Trayamar. Alllí se conserva hoy una antigua capilla del siglo XVIII, conocida como la ermita de los canteros. Este espacio hoy se puede visitar como centro de interpretación, previa reserva en el área de turismo del Ayuntamiento de Vélez-Málaga.

5 Castillo del Marqués (Valle Niza, Vélez-Málaga)

En el núcleo de Valle Niza, se conserva todavía hoy una ‘casa fuerte’ del XVIII, aunque hay datos que apuntan a que se levantó originalmente como castillo dos siglos antes. Actualmente está ocupado por una prestigiosa escuela de hostelería, pero su situación a pie de carretera lo convierte en uno de los monumentos más fotografiados de la zona.

6 Casa Fuerte de Bezmiliana (Rincón de la Victoria)

En su día estuvo en primera línea de playa para cumplir con una misión de vigilancia costera. Se trata de una fortaleza construida en el siglo XVIII, conocida hoy como la Casa Fuerte de Bezmiliana. Este recinto amurallado, de planta cuadrangular, tiene una muralla con dos garitas, desde donde se oteaba la línea marítima para evitar posibles ataques de piratas. Actualmente en este edificio se utiliza como sala de exposiciones. De esta forma, antes o después de ir a la playa de Rincón de la Victoria se puede disfrutar de una doble experiencia, ya que en verano habitualmente siempre tiene alguna muestra.

7 El Cantal (Rincón de la Victoria)

Aunque la zona conocida con este nombre, abarca desde la Cueva del Tesoro hasta el mar, la parte que es más visitable es la que se conoce como Cantal Bajo, que es una de las pocas zonas de acantilados que existen en la provincia de Málaga. Desde allí se conecta subterráneamente con las numerosas cavidades que hay en la zona interior como la de la Victoria o la del Tesoro, entre otras. Actualmente, este promontorio calcáreo está atravesado por un túnel que fue usado por un antiguo ferrocarril. Estos acantilados, que unen a los núcleos de Rincón de la Victoria y de La Cala del Moral, se pueden recorrer por su zona elevada gracias a un sinuoso tramo de paseo marítimo. Más información Aquí

8 Parque Prehistórico (La Araña, Málaga)

En el litoral más abrupto y oriental de la ciudad de Málaga se encuentran los restos prehistóricos en distintas cuevas y abrigos. Se trata de una zona kárstica donde se han hallado en varias excavaciones piezas desde el Neanderthal al Neolítico y el Calcolítico. Por su valor científico, está previsto que esta zona se convierta en un parque arqueológico. Concretamente, contará con siete yacimientos arqueológicos y un centro de visitantes. De todas sus grutas, la más importante es la Cueva del Humo. Actualmente se pueden realizar visitas guiadas en la zona. Más información Aquí

9 Desembocadura del Guadalhorce (Málaga)

A unos dos kilómetros antes de su desembocadura, el río Guadalhorce divide su curso en dos cauces, quedando una isla verde con varias lagunas delimitadas entre el desdoblamiento del río y el mar. En total, abarca unas 120 hectáreas que dan nombre al Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce, incluido en la Red de Espacios Protegidos de Andalucía. Situado al oeste de la ciudad de Málaga, puede decirse que es uno de los pocos espacios verdes que quedan en toda la Costa del Sol. En esta extensión de terreno relativamente tan pequeña -si se compara con otros parajes o incluso parques naturales- se pueden divisar más de 250 especies de aves durante todo el año, llegando, en épocas de paso, a contabilizarse en un solo día hasta 80 especies diferentes.

10 Casa de los Navajas (Torremolinos)

Aunque no está en primera línea de playa, desde allí se atisba, al menos, el mar. En un breve paseo a pie se accede a este edificio de estilo neomudéjar que tiene casi un siglo de vida. Hoy está considerado como una de las joyas arquitectónicas de la Costa del Sol. Ubicado entre el centro histórico de Torremolinos y su playa del Bajondillo, no sólo se puede visitar gratuitamente sino que también sirve para acoger eventos públicos y privados, desde recepciones oficiales hasta bodas civiles. Construido en el año 1925 por Antonio Navajas, en su interior este auténtico palacio está inspirado en la Alhambra de Granada. Más información Aquí

11 Castillo de Bil Bil (Benalmádena)

Aunque su nombre aluda a una fortaleza, se trata realmente de una vivienda señorial, realizada, eso sí, en un evidente estilo neomudéjar. El edificio, que acoge eventos tanto públicos como privados, se levantó en 1927 en primera línea de playa. Gracias a ello, es uno de los emplazamientos más demandados hoy para celebrar enlaces matrimoniales. En su interior, también se pueden ver habitualmente exposiciones artísticas. Más información Aquí

12 Castillo Sohail (Fuengirola)

Fuengirola cuenta con una de las fortalezas más emblemáticas de la provincia de Málaga, la de Sohail, que corona un cerro situado junto al cauce del río que tiene el mismo nombre que esta ciudad de la Costa del Sol. Aunque fue construido originalmente por los romanos, su estructura responde a la diseñada ya en época de los califas, que fue remodelado en parte por los almorávides en el siglo XII. Sus cambios más notables se dan a partir de 1.485, cuando la plaza es tomada por las tropas cristianas, que añaden y eliminan distintos elementos arquitectónicos. Además de poder visitarse a diario, allí se organizan entre primavera y otoño muchas actividades y eventos, tanto culturales como lúdicos. Más información Aquí

13 Torreón de la Cala (La Cala de Mijas)

En el núcleo de La Cala de Mijas, se puede ver y visitar el llamado Torreón, que es actualmente un centro de interpretación dedicado tanto a este tipo de sistemas de vigilancia como al mar en general. El edificio, que está abierto al público durante los fines de semana y festivos, tiene en su interior tres salas temáticas. La primera está dedicada a las torres vigías tanto del litoral mijeño como de otros puntos de la costa malagueña. En la segunda de sus dependencias se hace un homenaje a la figura del General Torrijos, que desembarcó en la cercana playa del Charcón para defender el orden constitucional en 1.831. En el último espacio habilitado se hace un homenaje al pasado pesquero de este núcleo costero de Mijas, con embarcaciones y enseres relacionados con esa actividad.

14 Dunas de Artola (Marbella)

Junto a la playa de Cabopino, una de las más orientales de Marbella, aguarda un enclave de gran valor geológico. Se trata de las Dunas de Artola, un monumento natural que cuenta con casi doscientos mil metros cuadrados. No sólo se encuentra junto a la playa sino que también es idóneo para hacer una breve ruta de senderismo, ya que se ha habilitado una cómoda pasarela de madera. Este enclave está considerado como una de las excepciones geológicas de la costa mediterránea, ya que conserva un interesante conjunto de dunas móviles y fósiles que recuerdan ineludiblemente a las que se pueden disfrutar en el litoral atlántico

15 Villa Romana del Río Verde (Marbella)

También en Marbella se conserva la valiosa Villa Romana del Río Verde, situada en primera línea de playa. Se trata de una construcción del siglo II, que conserva buena parte de su estructura, como un patio interior o un mosaico en el que se puede ver la imagen de la Medusa (monstruo marino). Desgraciadamente, sufrió un acto vandálico y hubo que hacer una réplica de la cabeza. Hoy este yacimiento se puede visitar en horario de mañana de viernes a domingo (también festivos), solicitando cita previa en la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Marbella. Más información Aquí

16 Termas Romanas de las Bóvedas (Marbella)

Entre los vestigios romanos de Marbella, uno de los mejor conservados son los que se pueden ver en las Termas del río Guadalmina, más conocidas como las Bóvedas de Marbella. Este yacimiento se encuentra en una zona próxima al arco de entrada de San Pedro Alcántara (hacia la playa). Se trata de unos baños romanos de los primeros siglos del Imperio (entre los siglos II y III), como así lo demuestran los restos de placas marmóreas. Estos restos fueron descubiertos en 1961 y declarado posteriormente como Monumento Histórico Artístico. Allí se han encontrado restos de tuberías de barro que bien pudieron servir para la conducción de agua o aire caliente. Al igual que la Villa Romana de Río Verde, se puede visitar de viernes a domingo y festivos en horario de mañana, previa solicitud a la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Marbella.

17 Basílica Paleocristiana Vega del Mar (Marbella)

También muy cerca de la playa de San Pedro de Alcántara se puede visitar un importantísimo monumento que se fecha probablemente en el siglo VI. Se trata de uno de los ejemplares más antiguos de iglesia cristiana de la Península Ibérica. Al visitante que se acerque a esta basílica le llamarán la atención fundamentalmente tres cosas: la propia estructura del templo, que se puede seguir perfectamente en los restos visibles, la sorprendente pila bautismal que hay en ella y un conjunto de tumbas que se diseminan a su alrededor. Es visitable de viernes a domingo en horario de mañana, previa reserva en el Ayuntamiento de Marbella. Más información Aquí

18 El ‘Jardín de la Costa del Sol’ (Estepona)

El centro histórico de Estepona se ha puesto en valor en los últimos años con la mejora de su pavimentación y la ornamentación con coloridas macetas. De esa forma, a un paso de su playa urbana, se ha puesto un excelente marco al valioso casco antiguo de esta villa costasoleña, en la que sobresalen enclaves urbanos como la plaza de las Flores, un espacio peatonal especialmente emblemático para los esteponeros. En este recorrido por el corazón de la ciudad también se puede ver lo que queda del castillo de San Luis o la Torre del Reloj, que es el único vestigio que queda de una iglesia derribada por un terremoto en 1.755. También Estepona apuesta por la cultura y exhibe el arte en sus calles. Murales artísticos decoran las fachadas de edificios de diferentes barrios y zonas del municipio, dándoles vida y convirtiéndolos en un atractivo más, a la vez que una nueva excusa para recorrer Estepona para los turistas y visitantes. Ahora paseando tenemos una nueva forma de descubrir y disfrutar del arte en los diferentes barrios y zonas que acogen en sus edificios obras pictóricas de gran calidad y originalidad.Más información Aquí

19 Torre del Salto de la Mora (Casares)

En los dos kilómetros de litoral que tiene Casares, se puede ver una de las atalayas más llamativas de este recorrido, la Torre de la Sal, también llamada como la del Salto de la Mora. Su forma cuadrada, atípica en este tipo de construcciones, y sus dimensiones delatan que no fue usada como una mera torre de vigilancia. El origen de su construcción se remonta a la época nazarí, pero no se finalizó hasta el XVI. En ese siglo se la menciona como el «castillo» del Duque de Arcos, del que se sabe que construyó cerca de allí unas salinas, lo que justificaría la principal denominación de esa torre. Está situada sobre un roquedal, situado entre el río Manilva y el Arroyo Camarate, desde se tiene una buena perspectiva de la costa tanto al este como al oeste.

20 Castillo de la Duquesa (Manilva)

Durante el reinado de Carlos III, se levantó el castillo de La Duquesa, también conocido como el Fortín de Sabinillas, por su ubicación junto a ese barrio de Manilva. Esta fortaleza, que se ubicó estratégicamente junto a la costa para tareas de vigilancia, se encuentra en muy buen estado de conservación. Esto ha sido posible gracias a que se le han dado varios usos, como cuartel de los carabineros, como dependencias del Ayuntamiento o incluso como viviendas. Actualmente, alberga al Museo Arqueológico Municipal, con lo cual tiene su visita tiene un doble atractivo.

Fuente: Javier Almellones de Diario Sur y aportaciones de Málaga en el corazón

 

Share

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *