La mejor web sobre Málaga

El curioso origen del nombre de algunos pueblos de Málaga

El curioso origen  del nombre de algunos pueblos de Málaga.

 

En un territorio por el que han pasado y han dejado sus huellas distintas civilizaciones no faltan leyendas e historias relacionadas con el origen de algunas de sus poblaciones. De hecho, la ficción y la realidad se entremezclan en muchas ocasiones para conformar el particular realismo mágico de muchos pueblos. Eso sí, también hay historias fantásticas y muy singulares que hoy se identifican de alguna forma con la idiosincrasia de muchos municipios del interior de la provincia. Episodios relacionados con el antiguo Al-Ándalus o incluso anteriores son la base de relatos legendarios o míticos sobre muchas de estas villas. Éstas son algunas de estas historias y leyendas sobre el nacimiento de pueblos malagueños.

Casabermeja

Este pueblo malagueño tiene su origen probablemente en la villa árabe conocida como ‘Q´sar Bermeja’, que podría traducirse en algo así como «castillo rojo». Pese a ello hay quien prefiere creer en la leyenda por la que Isabel La Católica la bautizará así al verla. Según la tradición oral, la reina castellana diría aquello de «¡Qué casa bermeja!» al ver el color de los tejados de sus viviendas.

Villanueva del Trabuco

El curioso nombre de este pueblo de la Sierra Norte de Málaga ha dado lugar a distintas especulaciones históricas, aunque buena parte de sus habitantes toman como referencia una singular leyenda. Según esta tradición popular, el origen del pueblo está relacionado con un ventero que habitaba en un paraje cercano, quien, harto de los continuos asaltos que sufría en aquellos caminos, optó por armarse con un trabuco, un imponente arma de fuego que le permitía mantener a distancia a los malhechores. Precisamente, en el pueblo hay un establecimiento que rinde de alguna forma homenaje a esta leyenda, el restaurante El Ventero del Trabuco.

Alcaucín

A pesar de que su nombre se asemeja mucho al término ‘alcaucil’, con el que también se denomina a la alcachofa, hay quien considera que viene de un vocablo árabe que debería traducirse como ‘Los Arcos’. Esta tesis estaría apoyada por la presencia hace siglos de muchos tejos en sus alrededores –de ahí Sierra Tejeda-. Con las ramas de este árbol se elaboraban, al parecer, arcos para cazar o para uso militar. Curiosamente, una de las operaciones policiales llevadas contra la corrupción en este pueblo fue bautizada como ‘Arcos’.

Genalguacil

Quien visite este municipio de la Serranía de Ronda no sólo encontrará un auténtico pueblo-museo gracias a sus bianuales Encuentros de Arte sino también un paisaje montañoso donde predomina el verdor de sus bosques. Por esta razón, hoy todavía sigue siendo creíble que, como defiende la leyenda, el vocablo Genalguacil fuera la traducción de ‘Jardín del Visir’, en alusión al gran vergel que hay en su entorno más inmediato.

Fuente de Piedra

En el centro de este pueblo de malagueño se conserva una fuente que bien podría ser el origen de la villa. Eso sí, su denominación completa no estaría relacionada con el hecho de estar construida con piedra sino porque sus aguas se se hicieron famosas hace siglos por cierto poder curativo con enfermedades renales, como el del mal de la piedra en el riñón. Aunque hoy es una recia fontana dieciochesca, se cree que la fuente fue levantada sobre un anterior manantial romano.

Humilladero

Este pueblo de la Vega de Antequera tiene el origen de su nombre en un hecho histórico acontecido en 1.410. En un lugar situado hoy junto a la entrada del pueblo se humilló el infante Don Fernando de Antequera ante la espada de Fernando III El Santo que llevaba a Per Afán de Ribera. Allí, arrodillado, juró no parar hasta conquistar la ciudad de Antequera. Como conmemoración de aquel acto, se construyó allí una cruz de piedra, ante la que 74 años más tarde también se humilló Fernando El Católico antes de emprender la campaña para tomar varias plazas de la zona. En ese mismo enclave, junto a la cruz, se construyó un convento, en torno al cual se fue configurando el pueblo de Humilladero. La cruz original se perdió con el tiempo, aunque se ha restaurado en varias ocasiones. Actualmente se puede ver la última versión, que data de 1.995.

Cuevas del Becerro

El nombre de esta localidad del Valle del Guadalteba ha dado lugar también a muchas especulaciones sin que ninguna sea considerada como histórica. Por un lado hay quienes se decantan por creer que su nombre alude al hallazgo de una figura de oro con forma de becerro en una cueva cercana. Otros consideran que la denominación de Cuevas del Becerro está relacionado con la aparición de un ternero que se había dado por perdido en una cavidad de la zona, gracias a que éste no cesó de dar mugidos desde su interior.

Cuevas de San Marcos

Este pueblo de la Sierra Norte de Málaga tiene su origen en la denominación de Cuevas de Belda, una gruta habitada durante la Prehistoria, localizada en el término municipal de Cuevas de San Marcos, justo en la zona norte de la sierra del Camorro. Sobre ella estuvo situada Medina Belda, durante el antiguo Al-Ándalus, donde sus moradores consiguieron resistir durante mucho tiempo a las tropas cristianas. Según la leyenda, esta firmeza se debía a un pacto realizado con el mismo diablo, que habitaba la cueva. Para conseguir tomar la ciudad, los cristianos tuvieron que mandar a un capellán, quien consiguió neutralizar a este demonio, al parecer con forma de serpiente, atando plantas de jaramago. Esta fantástica historia todavía tiene su reflejo en una de las costumbres de este pueblo malagueño durante su romería de San Marcos, en la que muchos vecinos emulan a este religioso atando plantas de jaramago.

Algatocín

Según afirma una leyenda, la parroquia de este pueblo del Valle del Genal fue levantada sobre un palacete nazarí, donde vivió durante años la princesa Algatoisa. Su padre, el rey Abomelid de Ronda, mandó erigir esa residencia para ella. Esta creencia popular justificaría para muchos la denominación del pueblo. Sin embargo, los historiadores se decantan por considerar que Algatocín proviene de la tribu bereber Al-Atusiyin.

La Viñuela

Este pueblo, conocido por ser el más joven de la Axarquía, existe como tal desde 1764. Pero su verdadero origen se remonta, sin embargo, al siglo XVI. En aquella época, en lo que es ahora el casco urbano, sólo había una venta, de obligado paso en el camino de Vélez a Granada. Se le conocía popularmente como ‘la viñuela’, puesto que en sus alrededores había una parcela llena de vides. Con los años, la venta se convirtió en posada y se fue rodeando de viviendas, constituyendo el actual pueblo. Curiosamente, todavía se mantiene este establecimiento, conocido como la Antigua Venta de la Viña.

Villanueva de Tapia

Este pueblo de la Sierra Norte de Málaga todavía hoy conserva el apelativo del ‘Entredicho’, que sirve para recordar las disputas que propiciaron los ricos pastos donde se originó esta villa allá por el siglo XVI. Eso sí, esa denominación cambió posteriormente a la actual en honor al comprador de aquellas tierras, Pedro de Tapia, cuyo linaje mantuvo la propiedad hasta el primer cuarto del pasado siglo.

Archidona

Quienes visitan la antigua fortaleza de Archidona entenderán fácilmente que este emplazamiento haya sido codiciado por las distintas civilizaciones que han pasado por allí. El cerro de la Virgen de Gracia fue el origen de la actual localidad. Allí se asentaron los fenicios que dieron a dicho emplazamiento el nombre de Oscua. Pero, fueron los romanos quienes engrandecieron aquella población dándole, según se defiende en algunos textos, su nombre más legendario, Arx (o Arcis) Domina, que hay quien ha traducido como ‘Señora de las alturas’, aunque esto no está ni mucho menos corroborado. Eso sí, este lugar bien merece un nombre mítico como ése.

Totalán

Este pueblo, situado entre los Montes de Málaga y la Axarquía, podría tener su origen en la elaboración artesanal de tortas. Así, al menos, lo piensan quienes considera que el nombre tanto del pueblo como de los documentos que aluden a algunos caseríos de su entorno se dedicaban a esta tradicional repostería de origen andalusí. De hecho, los vocablos con los se identifican estas aldeas serían ‘Tortela’, ‘Tortila’ y Tortalán’.

Fuente: Javier Almellones. Diario Sur

Share

Comentarios


    Author’s gravatar

    Una aldea de La Viñuela es Los Romanes. ¿ existe una explicación de este nombre también ?
    (tenemos una casa en Los Romanes, por eso… 🙂

    Author’s gravatar

    Hola Geert:
    Tras los repartimientos en el s. XVI, iniciada la reconquista por los Reyes Católicos, las Rozas de Vélez, quedó configurada por el asentamiento de numerosos cortijos, antes alquerías árabes, que convirtió a esta tierra alta de Vélez en zona cerealista, conociéndose entonces por el sobrenombre del “Granero de la Axarquía”.

    Entre aquellas entidades de población se encontraba el cortijo de Román, origen de la aldea y pueblo de Los Romanes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *