La mejor web sobre Málaga

Castillo de Santa Catalina

En 1624, por orden del rey Felipe IV, se construyó esta fortaleza en el monte de Santa Catalina para defender la ciudad de Málaga de los ataques enemigos. A principios del siglo XX, el Castillo hacía décadas que no cumplía su función de torre vigía, y Manuel Loring, Conde de Mieres, decidió construir su residencia junto al fortín en 1929, aprovechando los restos del castillo y las murallas de la antigua fortaleza, habilitó dicha construcción para utilizarla como vivienda familiar, añadiendo un par de edificios más. El resultado fue un maravilloso palacio neo-árabe desde el que se divisa toda la bahía de Málaga, diseñado por los arquitectos franceses Levard y Lahalle.

Hoy en día la remodelación ha respetado el aspecto original del enclave y el Castillo de Santa Catalina situado en la calle Ramos Carrión en El Limonar ha sido reconvertido en un Hotel Monumento declarado Bien de Interés Cultural, manteniendo el lujo y la categoría de un palacio señorial, rodeado de más de 3500 metros cuadrados de jardines y con espléndidas vistas al mar.

La arquitectura del Castillo es bastante curiosa, casi todo es de "nueva" construcción, pero se conserva el baluarte (figura pentagonal, que sobresale en el encuentro de dos partes de una muralla) y los restos de las murallas en punta de diamante. Hay dos torres circulares unidas por arcos en forma de herradura, con clara inspiración en la arquitectura palaciega del norte de África y la Andalucía árabe. El Castillo tiene doble fachada, orientadas al norte y al sur. La fachada sur se abre al patio, enlazando con los restos de la edificación primitiva.

En este Castillo falleció el ilustre Rafael Benjumea Burín, conde de Guadalhorce, título que le concedió Alfonso XIII para premiar los trabajos de dirección y construcción del pantano de El Chorro. Benjumea fue un brillante ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, especializado en la construcción de obras hidráulicas. Contrajo matrimonio con Isabel Heredia Loring-Bebel, nieta de Manuel Agustín Heredia, lo que le permitió emparentar con la aristocracia malagueña.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir