La mejor web sobre Málaga

Casarabonela

Casarabonela, de casas blancas en calles que serpentean en cuesta, conserva el color y el sabor de los pueblos blancos andaluces, con recoletas plazas, como la del Ayuntamiento, con su pequeño edificio de balcones volados con dinteles, sus farolillos y reloj sobre un frontón, y casas en las que son frecuentes las hornacinas donde se rinde culto a determinadas imágenes de devoción popular.

Declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco e integrada en el Parque Natural Sierra de las Nieves y su entorno, el área de Casarabonela ya estaba habitada desde tiempos prehistóricos.

Casarabonela es uno de los pueblos que mejor ha conjugado su pasado romano, musulmán y cristiano. Conserva así buena parte del trazado propio de la antigua Quasr Bunayra, con sus calles estrechas y empinadas, sus blancas fachadas.

Las hachas neolíticas encontradas y su situación geográfica, en las estribaciones de la Sierra Caparaín que domina toda la vega del Guadalhorce, la ciudad de Málaga y parte del litoral mediterráneo hacen que, se suponga a Casarabonela, como lugar de hábitat, una antigüedad mayor a la época romana. No obstante, es de la dominación romana de la que se han encontrado más vestigios, como objetos de cerámica y monedas hallados en la Cueva de las Palomas, entrada de un pasaje subterráneo que comunica el castillo con el exterior. Pero más importantes son las dos calzadas romanas, existentes aún, que unían el castillo con Cártama, Coín y Málaga por el Sur, y con Ronda por el Este, y que se conocían con los nombres de La Puente y Buigoran. Su castillo es el Castro Vinaria que muchos historiadores traducen por Castillo del Vino y otros por Campamento Segundo, debido a que sería el segundo en importancia en esta zona, tras el Castro Dakwan (Coín). Los árabes la llamaron Casr Bonaira. El cronista Hernán Pérez del Pulgar escribió sobre los sucesos del cerco a Casarabonela y su fortaleza, así como de la muerte de don Gutierre de Sotomayor, conde de Belálcazar. Se conocen las cartas que mediaron entre monarcas castellanos y musulmanes para capitular la rendición de la villa. Tras las capitulaciones el ejército cristiano entró en Casarabonela el 2 de junio de 1484, fiesta de Corpus Christi. El hecho histórico tallado en las sillas bajas del coro de la catedral de Toledo. Finalizada la entrada de los cristianos la mayoría de los musulmanes se quedó en Casarabonela junto a nuevos pobladores procedentes de otros lugares de Andalucía y de Extremadura. El 13 de septiembre de 1487 se dictaron las ordenanzas de la villa. En tiempo de Felipe II se concedió a Casarabonela el título de Villa, documento que con el nombre de Carta conserva en su archivo municipal. Además del castillo, edificio de gran importancia es la parroquia consagrada al apóstol Santiago, que en su tiempo tuvo la categoría de Colegiata. Tiene tres naves con torre y un gran valor.

Del castillo hoy en día apenas quedan 4 torres y algunos paños de sus lienzos de muralla, pero en la época musulmana fue una de las fortalezas más fuerte del Reino de Granada, sobre el siglo IX los musulmanes lo ampliaron y restauraron por orden del insigne caudillo Omar Ben Hafsaum el cual acaudilló la rebelión mozárabe-muladí durante muchos años, nos dice la historia que una hueste cordobesa capitaneada por los alcaides Abán y Ahmed partió en los últimos años del siglo IX del estrecho de Gibraltar y después de recorrer varios pueblos de Cádiz pasaron a los campos de Jubrique, Ojén, Fuengirola y Coín, desde este último pueblo pasaron a Casarabonela ?la Casa Bonaira de aquella época? cuyo castillo es fácil tomaran o por lo menos hostilizaran y siguiendo el curso del Wady Beni Abd Er Ramhma (actual Arroyo de las Cañas) que atraviesa su término, acamparon en los márgenes del mismo en las cercanías de Bobastro pero sin lograr la conquista de éste.

Dicha fortaleza fue muy importante tanto en los enfrentamientos que dicho caudillo mantuvo contra el califato cordobés y posteriormente con los enfrentamientos entre nazaríes y cristianos. La fortaleza de Casarabonela fue un gran cinturón defensivo de la fortaleza de Bobastro que está a unos doce kilómetros de Casarabonela El Castillo de Casarabonela fue el último en ser conquistado por la tropas castellanas en el año de 1485 éste no fue desmantelado por los Reyes Católicos y mantuvo el uso como fortaleza militar hasta el siglo XVII. El primer Alcalde de dicha fortaleza ya en manos cristianas fue Don Sancho de Rojas y Córdoba, alférez mayor de los monarcas el cual acompañó a los monarcas en toda la reconquista, éstos lo comisionaron para que en su nombre se posesionara de la villa y tomara juramento a los moros de la misma, en premio a sus servicios fue nombrado Alcalde, título que seguirían sus descendientes, cobrando por dicho cargo cien mil maravedís de salario al año Los estragos que el tiempo y las guerras habían producido en nuestra fortaleza eran bien sensibles, allá por el año de 1494 y del que hay noticias en el tomo primero de repartimientos de Málaga (folio 393) un terremoto cuarteo sus muros, los momentos fueron muy críticos; la ciudad de Málaga viendo la importancia del papel que todavía jugaba nuestra fortaleza, procedió a su reconstrucción y ordenó a su Alcalde por aquel entonces Don Cristóbal de Córdoba y Mendoza nieto del ya citado Don Sancho de Rojas, que se encerrase en la fortaleza con 150 hombres armados. Durante los siglos XVI y XVII aunque ya en estado francamente ruinoso, nuestra fortaleza aún prestó excelentes servicios a la población, se dice que en sus habitaciones estaban instalados el Cabildo, la Audiencia y el Pósito de la Villa.

Los descendientes de Don Sancho de Rojas que durante toda la edad moderna poseyeron casas y extensos terrenos en la población, nunca dejaron de hacer valer sus derechos como alcaldes del mismo. En Febrero de 1832 se celebra un Cabildo Capitular en el cual se lee un documento del duque de Arcos reclamando un sobresueldo que por desempeñar dicho cargo de alcalde le correspondía.

En Abril de 1895 hubo un desprendimiento de de enormes moles de piedras a causa de los fuertes temporales de viento y lluvia el cual sepultó una casa y amenazó hundir el templo parroquial, los habitantes del viejo Arrabal y de las calles de San Juan, Baluarte y Espeñas huyeron presos del pánico y 300 familias se quedaron sin albergue . El 10 de Marzo de 1916 a las 06:30 h se produce otro desprendimiento de enormes piedras que cayeron sobre una casa situada a espaldas de la sacristía de la iglesia, en la calle Castillo ocasionando la muerte de una joven de 18 años María Vera Ponce, que aquella misma noche había estado celebrando un bautizo del cual fue la madrina, afortunadamente se salvaron los padres, hermanos y una amiga de la victima que había abandonado el lecho en el que ambas dormían.

El Chorrerón es lugar de interes dentro de Casarabonela, su salto de agua es espectacular y se ha formalizado una adecuación para comer o descansar.

El Jardín Botánico de Cactus y Otras Suculentas 'Mora i Bravard' de Casarabonela tiene una de las mejores colecciones de Europa que, además de cactus, incluye otras plantas suculentas que han desarrollado caracteres morfológicos similares, como acumulación de agua, presencia de espinas y reducción de la superficie foliar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir