La mejor web sobre Málaga

Basílica Paleocristiana de Vega del Mar

Basilica-paleocristiana-vega-del-mar1Basilica-paleocristiana-vega-del-mar2Basilica-paleocristiana-vega-del-mar3Basilica-paleocristiana-vega-del-mar4Basílica paleocristiana de Vega del Mar

La basílica de Vega del Mar es una iglesia de origen visigodo de la que sólo se conservan parte de sus muros, está situada en San Pedro Alcántara en Marbella.

Se trata de uno de los pocos ejemplos de iglesias visigodas de tipo norteafricano construidas en Andalucía durante el siglo VI. Está ubicada junto a la desembocadura del río Guadalmina, muy cerca del mar y de la población de San Pedro Alcántara, sobre una antigua vía romana que comunicaba Cádiz con Cartagena.

La basílica fue descubierta a principios del siglo XX cuando se inició una campaña para reploblar la zona con eucaliptos.

Al visitante que se acerque a ella le llamarán la atención fundamentalmente tres cosas: la propia estructura de la basílica, que se puede seguir perfectamente en los restos visibles, la sorprendente pila bautismal que hay en ella y un conjunto de tumbas que se diseminan a su alrededor. Las tumbas que el visitante puede apreciar son una parte de las cerca de 200 que hay en la zona y se pueden situar entre los siglos III y VIII D.C. es decir, que son anteriores, contemporáneas y posteriores a la basílica.

El edificio tiene una planta rectangular con tres cuerpos, uno central, el espacio más importante de culto y dos atrios laterales de acceso, que estaban separados del cuerpo central por una fila de columnas con arcos. Hay dos ábsides en los extremos y se puede ver un baptisterio con dos pilas bautismales, una más pequeña rectangular, y otra mayor, excavada en el suelo con una profundidad superior a un metro, con una original forma cuadrilobulada y escalones. Uno de los componentes de interés es que nos permite seguir un momento esencial del ritual en este cristianismo primitivo: el bautismo por inmersión.

Lo cierto es, que en San Pedro de Alcántara, asentada junto a su línea costera, existió un núcleo de población de cierto grado o entidad, muy vinculado a las producciones de garum y a la elaboración de otros productos marinos.

Llegados al período del bajo imperio romano, y ante la profunda crisis que se vivía en cada uno de sus rincones, los asentamientos y villas repartidos a lo largo de la costa malacitana y gaditana, hasta llegar a aguas del Estrecho, continuarán con su actividad mercantil normalizada sin sufrir apenas cambios.

A partir del siglo III d.C., estos terrenos serán utilizados por sus habitantes como espacio reservado para los enterramientos de sus difuntos. En esta necrópolis los rituales practicados acabarán adaptándose con la llegada de la nueva religión: el cristianismo.

Se cree que sobre el año 365 d.C. este núcleo poblacional fue arrasado, literalmente, por una gran ola gigante.

Una serie de  acontecimientos bélicos van a suponer una dura experiencia para la población asentada en Vega del Mar, lo que condicionará también en el desarrollo de su actividad productiva. Habrá que esperar hasta la partida de los últimos vándalos, que aún permanecen en suelo peninsular, para disfrutar de cierta estabilidad. Es a partir de estos momentos cuando resurge el intenso tráfico marítimo entre las dos costas del Estrecho y con él, un segundo periodo de esplendor económico y cultural que se materializará con la construcción de una basílica. Nos situamos en torno al año 500 d.C., es decir, finales del siglo V d.C.

En el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, se encuentran algunas de las piezas halladas en su necrópolis tras las excavaciones practicadas. Otras tantas se pueden contemplar en el Museo Arqueológico de Málaga en el Palacio de la Aduana.

Entrada Libre

Horario de visitas: viernes, sábados, domingos y festivos de 11.15 a 14.00 horas. Con excepción de los días 24, 25 y 31 de diciembre.

Dirección: Calle Adelfas s/n, San Pedro Alcántara

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *