La mejor web sobre Málaga

El barrio judío mejor conservado de España

Barrio-judio-alcazaba-Malaga1Barrio-judio-alcazaba-Malaga2Barrio-judio-alcazaba-Malaga3Barrio-judio-alcazaba-Malaga4Barrio-judio-alcazaba-Malaga5Barrio-judio-alcazaba-Malaga6Barrio-judio-alcazaba-Malaga7Barrio-judio-alcazaba-Malaga8Barrio-judio-alcazaba-Malaga9

El barrio judío mejor conservado de España está dentro de la Alcazaba de Málaga.

Este tesoro oculto lo forman ocho viviendas del siglo XI. El barrio judío de viviendas fue saliendo a la luz a partir de unas excavaciones realizadas en 1931. En 1971, el arquitecto Rafael Manzano Martos restauró alguna de las casas, respetando su planta, pero cambiando profundamente el aspecto exterior del conjunto. Se trata de una zona hoy vedada al público, que los especialistas consideran sin duda el más antiguo barrio de Málaga y uno de los más antiguos del país.

Ha permanecido intacto gracias a su ubicación, en la parte oriental del amurallado y esto lo hace más valioso si se lo compara con los barrios de otras ciudades que se han ido remodelando con el paso del tiempo. Se sabe que los muros tenían un metro de altura, aunque no todos, y estaban enlucidos interior y exteriormente con una espesa capa de cal. Las calles tenían además algunos zócalos decorativos, algo que ha servido para su datación.

La Alcazaba, construida en su mayor parte en el siglo XI, tenía dos funciones: la primera defensiva y militar y la segunda residencial y palaciega. Aquí habitaron reyes y gobernantes musulmanes y cristianos. Los artesanos y sirvientes vivían en estas casas, en una zona mucho más modesta.

“Son pocas, apenas dos calles, pero lo que tienen de bueno es que conservan la estructura original”, explica con entusiasmo el historiador del Arte Francisco José Rodríguez Marín. No se han conservado los alzados, los muros ni las cubiertas, pero se puede ver perfectamente la estructura, la superficie y una serie de elementos de interés. Las casas, en torno a los 40 metros, tenían un pequeño patinillo, y un acceso en forma de L que mantenía a sus moradores lejos de miradas indiscretas. “Tiene un sistema de cañerías, que si tirabas un cubo de agua se perdía de forma inmediata, esto prueba lo avanzados que estaban en el sentido sanitario”, completa Rodríguez Marín.

En 1990, el director del Museo de Bellas Artes de Málaga, Rafael Puertas Tricas, publicó en la revista Mainake un extenso artículo sobre este barrio. Según el texto, una de las casas se reconstruyó para que fuera un taller de restauración en la década posterior a la guerra civil. Sin embargo, “el resultado es lamentable porque se respetaron las líneas exteriores pero se modificó fundamentalmente la distribución interior”, opina.

A la vista del deterioro a pasos agigantados que estaban sufriendo estos restos, la Gerencia de Urbanismo encargó una actuación urgente a principios de 2004 para restaurar algunas de sus partes, principalmente los zócalos policromados, que son los elementos más valiosos, y los suelos, que se han conservado mejor al estar bajo tierra,

Una vez terminada la restauración, Urbanismo y Cultura decidieron no abrir el barrio musulmán de la Alcazaba al público.  Por el peligro de que al hacerlo de forma libre como la Alcazaba, podría ser pasto del vandalismo, pues sus muchos recovecos lo hacen imposible de vigilar.

Muchas gracias a Salvador Jiménez por las fotografías

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *