La mejor web sobre Málaga

Baños árabes de Ronda

En un rincón de la legendaria ciudad de Ronda, como un tesoro escondido, surgen estos antiguos baños árabes, excepcionalmente conservados a lo largo de los siglos.

Los Baños Arabes de Ronda, de época nazarí (s. XIII-XIV), están situados en la zona de la antigua judería en el actual barrio de San Miguel, se nutren de las aguas del contiguo arroyo de las Culebras, a través de un sofisticado sistema hidráulico en torno a la tradicional noria árabe. Conserva las tres zonas habituales en este tipo de complejos termales: las salas de baño frío, templado y caliente. La central es la sala más amplia, con bellos arcos de herradura sobre ladrillo y piedra que sostienen bóvedas de cañón en las que se abren tragaluces estrellados cerrados mediante vidrios. También ha conservado el área de calderas que servía para calentar el agua, y que tras la conquista cristiana de la ciudad se reconvirtió en curtidurías para el tratamiento de cueros y pieles.

Antes de entrar en la medina, la purificación de los cuerpos ayudaba a la limpieza del alma; acto obligatorio, salvoconducto imprescindible, protector de enfermedades transmisibles y de ideas inconfesables. Por este motivo los baños árabes se encontraban fuera de la ciudad. Con la conquista cristiana a pesar de su extraordinario interés arquitectónico, fueron abandonados (la moral cristiana no permitía ciertas prácticas) y gracias a que el lugar era sometido por propio designio de la naturaleza a periódicas crecidas de agua por el desbordamiento del río Guadalevín, se fue enterrando poco a poco, hasta estar los baños árabes engullidos por el barro, la maleza y desapareciese no sólo de la vista, sino incluso de la memoria. Hasta que ya entrado en siglo XX la Duquesa de Parcent (Doña Trinidad Von Scholtz Hermensdorff), enamorada de la ciudad en la que pasó buena parte de su niñez, compró diversos solares con intención de hacer un suntuoso jardín y en uno de ellos aparecieron los restos de un conjunto de escaleras talladas en la roca que bajaban hasta un pequeño manantial, aunque se obviaron y no fue hasta 1935, cuando los terrenos pasan a manos del Estado, junto con los yacimientos que cuentan con la singularidad de conservar completa su estructura, con las diferentes estancias e instalaciones que lo organizaban, siendo los baños árabes más grandes y mejor conservados de la Península Ibérica.

La sala central es la más amplia y se divide en tres recintos por arcos de herraje de ladrillo sobre pilares de mármol con capiteles romanos y cubiertas con bóvedas de ladrillo sobre pechinas. Las salas adyacentes son más pequeñas y están cubiertas de igual manera. Al lado de la sala central, en la parte más interior de los baños, se encuentra la sala caliente. El sistema de calentamiento es el de hipocausto, heredado de los romanos. La primera sala o más externa era la sala fría, la segunda sala era la sala templada donde se hacían masajes y la tercera sala era la sala caliente

Dirección: calle San Miguel. 29400. Ronda (Málaga).
Horario de visitas:
Otoño-invierno: De lunes a viernes, 10 horas a 18 horas
Primavera-verano: De lunes a viernes. 10 horas a 19 horas
Sábados, domingos y festivos: 10 horas a 15 horas
Cerrado: 25 de diciembre, 1 de enero y 6 de enero.
Horario especial: 24 y 31 de diciembre de 10 horas a 15 horas.

Precios:
Individual: 3€.
Estudiantes y jubilados: 1.5€.
Grupos: (+ de 10 personas) 1€.
Niños menores de 14 años, minusválidos, rondeños y residentes: gratis.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestWhatsAppTumblrBlogger PostEmailEvernoteTelegramTuentiCompartir

Comentarios



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *